¿Que hacer ante un despido? Haga valer sus derechos.

En primer lugar, debe saber que existen diversos tipos de despido. En función de la causa y la finalidad del despido, éste tendrá unos efectos y consecuencias u otros. Ante todo para garantizar el cumplimiento de nuestros derechos, debemos tener muy claro lo siguiente.

el-despido-nulo

 

La carta de despido

 

Es el documento donde queda reflejado el despido. Es muy recomendable que cuando una empresa pretenda despedir a un trabajador lo haga mediante este documento, por escrito.

Muchas empresas despiden al trabajador de palabra, ante esta situación el trabajador debe saber que NO SE PUEDE DESPEDIR DE FORMA VERBAL A UN TRABAJADOR. Muchas veces el trabajador es despedido con las siguientes afirmaciones: «ya te llamaremos mas adelante» o «ahora mismo no hay trabajo» o «te haremos un contrato nuevo, tomate unos días libres.» . Todas estas afirmaciones son lejanas a la legalidad. Según El Estatuto de los Trabajadores (art. 55)  un despido verbal es un despido improcedente, y en este tipo de despidos, además de la liquidación correspondiente, el trabajador tiene derecho a una indemnización.

Si le despiden de manera improcedente, tiene derecho a una indemnización a parte de todos los conceptos que le pertenecían como consecuencia de su trabajo, que no le fueron satisfechos.

Por eso, es muy recomendable, exigir copia de la carta de despido, comprobar la fecha y firmarla escribiendo en mayúsculas NO CONFORME.

Renunciar a la carta de despido es inútil y puede ir en detrimento de sus derechos, basta con que el empresario acredite a partir de dos testigos, podrían ser otros trabajadores que acrediten el hecho de que el empleador intentó darle la carta de despido y usted renunció a ello.

Escribir «NO CONFORME», en la carta de despido es una forma de protegernos para poder posteriormente reclamar nuestros derechos , por este motivo es muy importante incluirlo con su firma.

Tipos de despido:

1. Disciplinario
2. Colectivo
3. Objetivo

A grandes rasgos, el despido disciplinario es aquel en que el empresario decide poner fin al contrato debido a un incumplimiento grave y culpable del trabajador. Está previsto en el art. 54 del Estatuto de los trabajadores, lo puedes buscar en el siguiente link: (54 ET

El despido objetivo es aquel por el que se extingue el contrato de trabajo debido a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Está previsto en el 52 ET

El despido colectivo, consiste en el despido de varios trabajadores a la vez. Por ejemplo despedir a 10 trabajadores en empresas de 100 sería un despido colectivo, si os suena el ERE, es un procedimiento que debe realizarse para llevar a cabo de forma correcta este despido.

Dependiendo del tipo de despido tendrá consecuencias para tí, por ejemplo si tu despido es disciplinario, no tendrás derecho a paro. Si su despido es objetivo tendrás derecho a un preaviso. Si se encuentras ante un despido colectivo, es necesario llevar a cabo un procedimiento especial, para proteger sus derechos y los de sus otos compañeros (ERE). Si su despido es declarado improcedente, tendrá derecho a una indemnización.

Calcule sus derechos económicos.

Es necesario revisar todos los conceptos que se le deben y comprobar que estén correctamente. Recuerda que tiene derecho a dos pagas extra en caso de que el convenio aplicable lo incluya, vacaciones no disfrutadas, indemnización en caso de que su contrato fuera temporal, etc. Todo esto se traduce en dinero a su favor.

Impugnar el despido

Una vez conozca el tipo de despido, los derechos que le corresponden y calculados los conceptos del finiquito, si usted ve o sospecha que se ha producido alguna irregularidad debe saber, que tiene derecho a impugnar. ¡Existe un plazo de 20 días! A contar desde la fecha en que el despido se hace efectivo. También es importante saber que simultáneamente puede pedir el paro, subsidio o la prestación contributiva a la que tenga derecho.

Para impugnar, El primer paso es acudir a las oficinas del INEM, solicitar una papeleta de conciliación (normalmente no hace falta cita previa), rellenarla, presentarla y le darán fecha y hora para el día de la conciliación.

La conciliación es un procedimiento previo a juicio, donde se intenta llegar a un acuerdo entre empresa y trabajador despedido.

En caso de que el empresario no comparezca a este trámite procedimental, se le podría llegar a sancionar mediante la imposición de costas de juicio hasta 600 euros. Por eso ante la duda, impugne.

La mayoría de gente no conoce sus derechos ni el procedimiento a seguir, es fácil rápido y una vez despedido no perderá nada. Los trabajadores son uno de los colectivos más protegidos por nuestro ordenamiento jurídico. Existe un principio del derecho de los trabajadores que es el in dubio pro operario, implica que ante la duda la razón la tiene el trabajador.

Así que, reclame y luche por lo que le pertenece, no tenga miedo, no hay nada que perder,  además, son sus derechos, no deje que jueguen con ellos.

Cualquier pregunta al respecto estamos a su disposición en www.juliopardofaro.com