El Convenio Regulador de los efectos de la ruptura en materia de familia obliga desde que se firma ante el abogado.

Matrimonios que se divorcian, se separan o parejas de hecho que cesan la convivencia, toda ruptura produce consecuencias sobre todo si existen menores o propiedades indivisas, su futuro se regula mediante el llamado Convenio Regulador. 

descarga

Cuando exista voluntad por las partes la manera más rápida, eficaz y cómoda de tramitar los efectos de una ruptura es de mutuo acuerdo. Este trámite se iniciará por un abogado que tras redactar un convenio regulador citará a los dos ex cónyuges o convivientes para que lo firmen y se presentará adjunto a una demanda ante el juzgado que dictando auto o sentencia lo homologará.

 

La firma del convenio ante el abogado tiene eficacia contractual, es decir, lo que se pacte en él obligará a las dos partes aunque no lo haya homologado todavía el juez y por ello los pactos en él contenidos tienen eficacia ejecutiva.

 

Es importante tenerlo en cuenta, porque pese a que existen causas para modificar ese convenio en el futuro, de entrada ya tendremos un CONTRATO PRIVADO que regulará los aspectos mas importantes de la vida de ambos tras la ruptura y en caso de incumplirse mediante la ejecución obligará su cumplimiento a quien hubiese incumplido lo pactado incluso retroactivamente desde la fecha de su firma. 

Los convenios reguladores en materia de familia tienen eficacia desde la fecha de su firma, aunque dicho extremo no se recoja de forma expresa en el mismo, dado que hasta que el convenio se homologa judicialmente por la sentencia, lo que existe es un convenio extrajudicial suscrito por las partes para regular los efectos derivados del cese de la convivencia, que no constituye ni tiene la naturaleza del contemplado en el artículo 90 del Código Civil y 233 – 2.1 del Codi Civil de Catalunya, porque ha de aprobarse judicialmente,  se trata de un negocio jurídico de derecho de familia que tiene plena eficacia entre las partes, en base al principio de la autonomía de la voluntad del artículo 1255 del Código Civil, y siempre que concurran los elementos esenciales de consentimiento, objeto y causa del artículo 1261 del citado texto legal.

Citamos doctrina en apoyo de lo referido Sección 18ª de la Audiencia Provincial de Barcelona, en su Auto de 17 de febrero de 2017, el Tribunal Supremo en sentencias de 22 de abril de 1997, 21 de diciembre de 1998 y 15 de febrero de 2002, entre otras muchas.

En consecuencia, y a modo de ejemplificar se acordó por sentencia en la AP de Barcelona el pago de las pensiones de alimentos devengadas desde la fecha de la firma del convenio a pesar de que la sentencia que lo homologó se dictara con posterioridad.

Julio Pardo Faro Abogados de familia en Reus y Tarragona. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s